Prorrata en el IVA, ¿cómo funciona?
Regla prorrata IVA

Todos conocemos qué es el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). Pero, cuando alguien escucha hablar de la prorrata en el IVA puede llevarse las manos a la cabeza, arrugar la frente, todavía más si se le dice que existen dos categorías. ¿En qué situaciones hay que decantarse por la general? ¿Y por la especial?


No te preocupes, porque vamos a asegurarnos de que en las próximas líneas entiendas qué es la prorrata en el IVA, y sepas qué diferencia a la general de la especial, con el fin de que entiendas cuándo y en qué situaciones se aplica cada una de ellas.

¿Qué es la prorrata en el IVA?

Tal y como indica el artículo 102 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, la regla de la prorrata del IVA será de aplicación cuando el sujeto pasivo (autónomo o empresario), “en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional, efectúe conjuntamente entregas de bienes o prestaciones de servicios que originen el derecho a la deducción”.
Este artículo también indica que dichos sujetos podrán deducir íntegramente las cuotas soportadas en las adquisiciones o importaciones de bienes, o en las prestaciones de servicios en la medida en que se destinen al autoconsumo.
Por tanto, gracias a la prorrata del IVA se permite que autónomos y empresarios puedan deducirse del impuesto soportado en la realización, de forma paralela, de actividades sujetas y no exentas de IVA que dan derecho a la deducción, y de actividades sujetas pero exentas de IVA que no dan lugar.

Tipos de prorrata del IVA

La Ley nos señala dos tipos de prorrata del IVA, la general y la especial.

Prorrata General

El artículo 103 de la Ley 37/1992 indica que la regla de prorrata general se aplicará cuando no se den las circunstancias valoradas en la prorrata especial (y que veremos a continuación). En este caso se aplica un porcentaje sobre el total del IVA soportado.

Para calcularlo hay que aplicar la siguiente operación:


Ventas con IVA / (ventas con IVA+ ventas exentas de IVA) = resultado x IVA soportado


El resultado de esta operación sería la cantidad de IVA que puede deducirse un autónomo o empresario.


Prorrata especial

La prorrata especial permitiría al autónomo, o empresario, deducirse completamente el IVA soportado a su actividad donde repercuta este impuesto, y un porcentaje del soportado en los gastos comunes. Hay que tener en cuenta 3 aspectos:

  • Aquellos gastos relacionados con las facturas emitidas con IVA se pueden deducir al completo.
  • Los gastos relacionados con las facturas emitidas sin IVA no podrán deducirse en ninguna proporción.
  • Se aplicará la prorrata general en aquellas cuotas que se hayan soportado en la adquisición o importación de bienes y servicios que se hayan usado únicamente para realizar operaciones que den lugar al derecho a deducción.

Ejemplo de Prorrata Especial:

Un autónomo lleva a cabo dos actividades. Una de ellas le da derecho a deducir la totalidad de las cuotas soportadas. Sus ventas han sido por importe de 5.000 euros y su IVA soportado ha ascendido a 300 euros.
Por otra parte, la segunda actividad no ha originado el derecho a deducir las cuotas soportadas. En este caso sus ventas efectuadas han sido de un importe de 3.000 euros y el IVA soportado, 300 euros.
El IVA soportado de ambas actividades asciende a 600 euros.

Prorrata general: 5.000/(5.000 + 3.000) x 100= 62,5% (63% redondeando) 63% x 1200 (Total IVA soportado)= 756 €

Prorrata especial: Actividad 1: 300€
Actividad 2: 0€
Cuotas comunes (600×63%)= 378 € Total deducible: 678€
Comparación

Prorrata general: 756€
Prorrata especial: 378€
El exceso asciende a 78 € (756€ – 678 €), no superior al 20% de 378 € (135,6). Se aplicará la regla de prorrata general.

¿Cuándo se aplica la regla de la prorrata en el IVA?

La regla de la prorrata en el IVA es una herramienta que permite al autónomo saber cuándo puede deducirse el impuesto soportado. Por tanto, tiene una fuerte influencia en su contabilidad y se recomienda tenerla muy en cuenta, en especial a la hora de aplicar la general o la especial.


Si todavía, todo esto, te sigue sonando extraño no te quedes atrás. Contacta con un gestor de empresa cualificado que te ayude a solventar todas las dudas que sigas teniendo.

Te puede interesar: Bases de cotización a la Seguridad Social

COMPARTIR

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros
artículos